mis cosas

más era un beso
menos las manos sobre los ojos
los halos de luz
en los labios del horizonte
y unos remolinos de sangre
que se entregaban al silencio.
paul éluard